08 Jun

Colombia es el país latinoamericano donde más comercio minorista se hace por móvil.

El comercio electrónico se está masificando, pero el tradicional está lejos de desaparecer.

En un mundo en que los consumidores cada vez están más conectados y comunicados al instante mediante dispositivos que pueden estar en su escritorio o en su bolsillo, ya es posible ver las preferencias de los gastos que se hacen a través de diferentes aparatos.

El computador del escritorio manda la parada si se trata de hacer transacciones bancarias o pagar cuentas; los portátiles se prefieren para comprar bienes o servicios en línea.

Así lo encuentra una indagación en 17 países de 4 continentes realizada por la firma especializada en mercados y consumo Euromonitor International.

Las preferencias no son gratuitas. Por ejemplo, el hecho de optar por hacer en un computador de escritorio transacciones bancarias, y otras en las que se expone información sensible, obedece a que este medio es percibido como más seguro.

En cuanto a los servicios bancarios, más del 55 por ciento utiliza el computador personal. Entre tanto, el 62 por ciento hace compras de bienes o servicios a través de las computadoras portátiles.

Los teléfonos móviles dominan en el mercado de servicios para hacer seguimiento a la salud personal, las dietas y mantenerse en forma, con el 32 por ciento. También, con el 15 por ciento, para el monitoreo de los aparatos del hogar. 

Cuando se trata de comparar precios, las computadoras tienen el dominio absoluto en los distintos productos que se quieren comprar. En este terreno la lucha de los otros dispositivos es por el segundo lugar. (Lea: Colombia da paso clave hacia la era del documento digital)

Así, si se trata de comparar aparatos electrónicos, el segundo lugar lo tiene la visita a la tienda; en viajes, el segundo es el teléfono inteligente. En general, las tabletas están rezagadas en todos los terrenos.

El estudio también encontró que lo que más se compra en línea es, justamente, productos electrónicos. El 68 por ciento de los consumidores conectados compran este tipo de bienes. El 67 por ciento compra servicios relacionados con viajes; el 60 por ciento, vestuario y zapatos; el 54 por ciento, artículos de salud, belleza y cuidado personal, y el 42 por ciento, elementos de primera necesidad.

Con estos movimientos, la carrera entre los sistemas operativos en teléfonos inteligentes y tabletas la gana ampliamente Android sobre Apple.

La investigación también encontró que Colombia es el país latinoamericano de la muestra en donde más se recurre al teléfono móvil para hacer compras en internet. (Lea: Los paisas compran más fajas por internet)

Tendencia a lo móvil

Se evidencia que, en el país, el 45 por ciento de las compras en línea se hacen a través del celular, por encima de México, con 42 por ciento, y de Brasil, con 38 por ciento. El país también ocupa el sexto puesto entre el total de países incluidos en el estudio en uso del celular como dispositivo para comprar.

Sin embargo, a pesar de que las cifras del comercio electrónico del país crecen exponencialmente, los hábitos de los consumidores colombianos no se han transformado sustancialmente y estos prefieren tocar y adquirir buena parte de los productos por los canales tradicionales, donde igualmente encuentran, entre otros ganchos de las tiendas virtuales, gangas y diversidad en medios de pago.

¿Cuáles son algunas de las razones por las que la gente prefiere o chequea el ‘canal de ladrillo’ antes que hacer una compra en línea? El informe de Euromonitor, ‘Consumidores en el Mundo Digital’, dice que en los países observados, el 65 por ciento de las personas se inclina por la necesidad de tocar, ver o ensayar el artículo. (Lea: Dispositivos móviles cambian la forma de hacer negocios en el país)

Los consumidores van aún a las tiendas, en un 45 por ciento, también porque quieren estar seguros de que el precio que encuentran en un portal es tan bajo como se lo prometieron. La confiabilidad de las compras por canales virtuales solo generó un 5 por ciento de respuestas positivas.

Aunque el uso de teléfonos móviles para las compras en línea es muy variable según la región del planeta, los más propensos a usarlo son los países emergentes: China, con 58 por ciento; India, con 56; Turquía, con 55, y Oriente Próximo e Indonesia, con 48. La mayor dependencia de las compras móviles en los países emergentes puede verse afectada por las tasas más altas de la propiedad de teléfonos inteligentes. Por ejemplo, el 93 por ciento de los ciudadanos chinos encuestados poseía o tenía acceso a un teléfono inteligente, en comparación con solo el 66 por ciento de los franceses.

Entre las barreras que impiden que el uso del celular para comprar por internet están la seguridad, el aparato disponible y el grupo demográfico. Por ejemplo, un pequeño tamaño de la pantalla puede obstaculizar las compras, pero esto no lo es tanto para los propietarios de tabletas. Del mismo modo, los consumidores mayores de edad se sienten incómodos dando información para pagar en un portal en el que no están seguros de la protección de datos, mientras que a los jóvenes les preocupa sobre todo la lentitud de la conexión o de la plataforma en la que compran.

Los propietarios de teléfonos inteligentes son tres veces más propensos a usar el sistema operativo Android, con 67 por ciento, contra 22 por ciento del de la compañía de la manzana (iOS). (Lea: Twitter compite en el comercio electrónico con su botón 'comprar')

Según Euromonitor, a futuro el mundo de los consumidores estará tanto en lo virtual como en lo real y los dos sistemas se complementarán a la hora de finiquitar una compra. No obstante, las tiendas de ladrillo estarán más relacionadas con la red gracias al uso de herramientas tecnológicas y conexiones a internet, y sobrevivirán al auge del mundo virtual.

El vicepresidente de mercadeo de Almacenes Éxito, Martín Nova Estrada, dice que este año las ventas por medios electrónicos deben representar el 3 por ciento de la facturación de la compañía, es decir, unos 360.000 millones de pesos y un punto porcentual más de crecimiento respecto al 2014. “El comercio electrónico se está explotando, masificándose; la gente lo ve más fácil y confía”, dice. Sin embargo, considera que el retail físico no va a desaparecer porque el consumidor siempre querrá interactuar.

Previsión en comercio al por menor

Este año, Almacenes Éxito –la cadena minorista más grande del país– lograría ventas por unos $ 12 billones, de las cuales el 3 % sería por medios electrónicos (un punto porcentual más que en el 2014).

Por:  EL TIEMPO |  5:27 p.m. | 8 de junio de 2015